Vasos de chupito y porque los necesitamos

No nos engañemos, vivimos en una sociedad que no termina una comida hasta que no se toma un chupito. Pero, ¿tenemos siempre a mano unos vasos de chupito? ¿Tenemos los suficientes?

¿Por qué deberíamos tener un juego de vasos de chupito en casa?

Los este tipo de vaso son indispensables en cualquier hogar, son el gran final a cualquier velada, da igual que sea para tomarnos un licor que nos ayude a pasar una comida pesada, o simplemente para disfrutar de nuestro hidromiel casero.

Estos pequeños nos pueden ayudar a romper el hielo en una fiesta, a disfrutar con moderación de nuestro licor favorito mientras disfrutamos de un buen libro, película, … o incluso a jugar a la ruleta (¡Hay!, esas fiestas de la Uni).

Diferentes formas y tamaños para diferentes licores

Todos hemos visto alguna vez que otra, los típicos vasos de chupito de cualquier bar, y como somos personas observadoras, nos habremos dado cuenta de que de un bar a otro -o incluso en el mismo establecimiento- los vasos varían. Los hay bajitos y anchos, alargados y estrechos, con forma de copa, de cristal, metálicos e incluso con forma de calavera o con diseños más o menos elaborados.

Bien podríamos pensar que todo esto es cuestión de estética, pero nos equivocaríamos la mayoría de las veces. Dependiendo del licor que queramos tomar, la capacidad puede variar considerablemente. La forma también es importante, ya que nos permitirá apreciar mejor el aroma de nuestro licor, haciendo incluso que apreciemos matices de sabor que no sabíamos que tenía.

Como os podéis imaginar hay un gran repertorio de donde escoger, pero a no ser que queráis montar un bar no necesitaréis tener una amplia variedad de estos vasos.

O tal vez te interese algo más grande que unos vasos de chupito:

Dispensadores de bebida
Dispensadores
Vasos-copas
Vasos y copas