Grabado tradicional vikingo

Desde la mitología nórdica hasta hoy

Qué vas a encontrar aquí

Se puede decir que el hidromiel lleva junto al ser humano prácticamente desde que se empezaron a usar las primeras vasijas. En distintas cuevas de la península ibérica se han encontrado pinturas donde aparecen figuras antropomorfas recolectando miel. Es tan antigua la relación que tiene el aguamiel con el ser humano que ya en el Rigveda – uno de los textos más antiguos conocidos y libro sagrado del Vedismo– ya es mencionada. Se conoce que los egipcios, griegos, romanos y hasta los mayas tenían a esta bebida como una de las más apreciadas.

Todas estas culturas han considerado el hidromiel como una bebida sagrada vinculada a las divinidades. Este vínculo tal vez se debiera a la dificultad de obtener las materias primas para elaborar el hidromiel, – la miel en aquellos tiempos era un artículo de lujo- y por ello convertían esta bebida un bien solo accesible por las élites.

Hidromiel y vikingos

Odín sobre Sleipnir portando a Gungnir

Seguramente, y debido a populares series y películas, las culturas nórdicas como los vikingos, los celtas o los normandos sean las que más asociemos al hidromiel. Sin duda para los vikingos, y casi todas las mitologías nórdicas, esta es una bebida sagrada, el único alimento del dios Odín, la bebida para los héroes que alcanzaban la vida eterna en el Valhalla.

¿Por qué bebemos más cerveza o vino que hidromiel?

A pesar de que fuera consumido en gran parte del mundo y que muchas de las culturas más importantes de la antigüedad lo considerarán sagrado, el hidromiel, fue desapareciendo poco a poco en favor de otras bebidas como la cerveza o el vino.

Al sur de Europa se empezó a elaborar más vino debido a que el cultivo de la vid resultaba más productivo en cuanto a cantidad respecto al área plantada.

Sobre la edad media la producción de cereales sufrió una revolución que permitió que su cultivo fuese mucho más prolífico, lo que causo que bebidas que tienen como ingredientes principales los cereales, como la cerveza, ganarán mucha popularidad.

Posiblemente el golpe final llegó en el siglo XVII, cuando las importaciones de azúcar provenientes del ‘Nuevo Mundo’, sobre todo del caribe, provoco que el ‘cultivo’ de miel resultase menos rentable y por tanto su producción se mermo drásticamente.

El aguamiel hoy

Gracias a muchos entusiastas de esta bebida, a pueblos que siguen con sus tradiciones a pesar del paso del tiempo, y sobre todo, a que series de televisión y películas han vuelto a rescatar las leyendas nórdicas podemos decir que el aguamiel vuelve a resurgir.

No solo por intereses culturales o de ocio se esta volviendo a consumir aguamiel, de un tiempo a esta parte, se ha conocido estudios que demuestran que ciertos alimentos fermentados son beneficiosos para nuestra salud.

Deja un comentario