Como hacer hidromiel casera

Como hacer hidromiel casera

Esta receta de hidromiel casera es la más sencilla de las que se pueden elaborar, ya que requiere de pocos ingredientes -que además son fáciles de encontrar-, muy poco tiempo de elaboración (salvo una pequeña espera que tendremos que hacer) y no requiere de muchas habilidades culinarias. Ah! y vamos a ensuciar muy poco.

Ingredientes necesarios

  • 1.5 litros de agua mineral: Cualquier agua embotellada nos sirve (básicamente agua sin cloro), el agua del grifo esta tratada para que sea apta para el consumo y lleva sustancias que pueden hacer que no salga bien la receta.
  • 1/2 kilo de cualquier tipo de miel: A gusto del consumidor… Miel de flores, miel de romero, etc…
  • 2 gramos de levadura fresca: En este caso aconsejamos la levadura fresca ya que nos va a resultar más fácil de manipular y se puede congelar para conservarla.

Utensilios que vamos a necesitar

  • Cazo o cazuela
  • Botella para la fermentación: Preferiblemente de cristal aunque no es imprescindible, y si son opacas mucho mejor.
  • Botellas para servir: Esto es opcional, pero una vez elaborada la hidromiel la podemos pasar a estas botellas y guardarlas en la nevera.

Elaboración de la hidromiel casera clásica

La receta que vamos a seguir para elaborar esta hidromiel casera, es posiblemente una de las mas usadas y que mejor resultado dan. Hay otras más sencillas pero no nos han terminado de convencer la calidad de la hidromiel resultante. ¡¡Al lío!!

Empezaremos poniendo en un cazo el agua y la miel e iremos removiendo mientras se calienta la mezcla a fuego medio, no pararemos de remover hasta que la miel quede bien integrada con el agua. Durante este proceso nos va a salir una espuma, no hay de que preocuparse ya que es algo normal.

Cuando esta mezcla llegue a ebullición apagamos el fuego, retiramos el cazo y quitamos la espuma de la superficie de la mezcla. Ojo! no hay que dejarla hervir, solamente que empiecen a salir burbujas.

Una vez realizado este proceso solo tenemos que esperar a que nuestra futura hidromiel se enfríe y se ponga a temperatura ambiente. Este proceso puede llegar a tardar varias horas.

Cuando la mezcla ya este a la temperatura ambiente será el momento de incorporar la levadura fresca, para ello en un vaso con un poco de agua (mineral por supuesto) añadiremos los dos gramos de levadura y removeremos hasta que esta se disuelva en el agua. Una vez disuelta la levadura en el agua la añadimos al cazo y removemos bien durante un par de minutos.

Fermentación y embotellado

Primera fase de la fermentación

Para que la mezcla que hemos preparado se convierta en hidromiel esta ha de fermentar en unas condiciones muy concretas. Lo primero que haremos es meter nuestra mezcla en una o varias botellas (dependiendo del tamaño de las mismas) o incluso en un cubo de fermentación. Ayuda al proceso que el recipiente contenedor sea opaco ya que la luz no le viene bien al proceso de fermentación.

Para que nuestra mezcla se convierta hidromiel el proceso de fermentación debe de realizarse sin oxigeno, ya que puede estropear el resultado final. Para evitar que entre el oxigeno podemos usar elementos como ‘trampas de aire‘ o para hacer el proceso más casero (y barato) podemos usar un simple globo con un par de agujeros hechos con un alfiler. Este globo lo pondremos en la ‘boca’ de la botella y lo fijaremos con un poco de cinta adhesiva de esta manera nos actuara como válvula casera dejando salir a los gases producidos en la fermentación e impidiendo que entre el oxigeno.

Cuando el proceso de fermentación comience (mas o menos un par de horas después del embotellado) podremos ver como el globo se hincha debido a los gases liberados y los agujeros que hemos realizado se abrirán dejando salir estos gases. Cuando el nivel de los gases no sea suficiente para hinchar el globo los agujeros se cerraran impidiendo la entrada de aire.

Segunda fase de la fermentación

El proceso de fermentación debe de realizarse en un lugar oscuro (sobre todo si las botellas no son opacas) y con una temperatura ambiente de entre 18ºC y 30ºC. En un par de días veremos como la fermentación ya se ha puesto en marcha ya que los globos estarán ligeramente hinchados. Este proceso es recomendable que se lleve durante dos meses, aunque nosotros hemos hecho ‘catas’ de hidromiel con tan solo 21 días de fermentación y no estaban nada mal.

Vídeo

Os dejamos con un vídeo donde Superpilopi os va enseñar de una manera muy divertida todo el proceso para realizar una hidromiel casera ‘morrocotuda’.

Si te ha gustado el hidromiel de manzanilla y vainilla quizás te interesen estas otras recetas: