Como hacer sangre vikinga

Como hacer sangre vikinga

Comenzaremos con nuestras recetas de hidromiel de frutas elaborando la famosa “sangre vikinga”. Básicamente es un hidromiel con frutas carozas (que no frutas carrozas), y en este caso, para darle ese aspecto de sangre usaremos cerezas.

Antes de empezar os queremos comentar que esta receta es para realizar una cantidad ‘considerable’ de hidromiel, unos 4-5 litros, y por lo tanto vamos a usar utensilios y proporciones para dicha cantidad. 

En el caso de que no tengáis o no queráis usar utensilios más grandes de lo habitual podéis usar los que normalmente uséis, lo único que necesitaréis algunos más. Y si queréis hacer menos cantidad podéis variar las cantidades de manera proporcional (en la mayoría de los preparados este método funciona bien).

Ingredientes para hacer hidromiel de cerezas:

  • 4 litros de agua mineral: Cualquier agua embotellada de tu elección
  • 1.5 kilos de cerezas: Cuanto más ecológicas sean las cerezas mejor ya que aportarán su levadura natural.
  • 1.5 kilos de miel: A tu elección, pero una miel milflores potenciará el sabor. Cuanto más natural mejor.
  • 1 sobre de levadura: Para esta receta de hidromiel de frutas nosotros vamos a usar la levadura Lalvin K1-V1116. Podéis seguir usando la vuestra pero los tiempos y el resultado variarán.

Utensilios necesarios para la elaboración:

  • Una garrafa de al menos 5 litros: En esta garrafa realizaremos la mezcla y fermentación.
  • Una cuchara grande para remover.
  • Una trampa de aire o airlock.
  • Un prensador de patatas: O lo que queráis para prensar las cerezas.
  • Varias garrafas/botellas de fermentación.

Elaboración de hidromiel de frutas ‘sangre vikinga’:

Para empezar la elaboración de nuestra ‘sangre vikinga’ comenzamos machacando las cerezas en un bol o cuenco, les retiramos los huesos e incorporamos el puré de cerezas al cubo. Hay quien congela las cerezas antes de realizar este proceso, pero en nuestra opinión cuanto menos cambios se produzcan mejor resultado dará.

A continuación añadimos la miel dentro del cubo de fermentación (o garrafa o lo que tengáis) y la mitad del agua, revolvemos bien la mezcla con un cucharón y vamos añadiendo agua según lo necesitemos hasta que todo quede bien integrado.

Mientras nuestro futuro hidromiel reposa, disolvemos completamente la levadura en un vaso o jarra con agua mineral. Una vez disuelta se la añadimos al cubo y volvemos a remover bien.

Una vez que hemos realizado todo el proceso dejamos fermentar la mezcla entre una semana y diez días en un lugar donde no le de la luz y a una temperatura entre 18ºC y 30ºC. Con menos temperatura es posible que la levadura no comience a fermentar y con más es posible que muera. Durante los dos o tres primeros días es recomendable ‘menear’ un poco la mezcla.

Transcurrido este plazo de tiempo procederemos a retirar las cerezas (que ahora seguramente serán blancas), ya que habrán realizado su tarea y pueden alterar el sabor. Nosotros hemos retirado las cerezas con una espumadera, hemos filtrado nuestro hidromiel con un colador de tela y la hemos embotellado en garrafas de fermentación de menor tamaño.

Dependiendo de las cantidades y del lugar, el hidromiel puede seguir fermentando entre uno o dos meses más. Ya sabéis, cuando ya no se ve actividad de burbujas en nuestra garrafa ni en nuestro airlock es que nuestro hidromiel está listo.

¿Qué te ha parecido esta receta de hidromiel?

Ni fú, ni fáSe puede beberMe gustaMuy BuenaInyecta en vena (5 votos, promedio: 4,60 de 5)
Cargando…

Nosotros nos hemos basado en la receta de City Steading, un canal muy recomendable si os gustan las elaboraciones caseras de hidromiel.

Si te ha gustado el hidromiel de manzanilla y vainilla quizás te interesen estas otras recetas: