Hidromiel de frambuesa roja

En esta receta os enseñaremos a elaborar un melomel de frambuesa roja que resultara dulce y sin gas, lo cual lo hace ideal para ser empleado como acompañamiento del postre en esas comidas familiares o de amigos. Y creernos cuando os decimos que dejaréis a vuestros invitados completamente alucinados.

Ingredientes del hidromiel de frambuesa roja

  • 4 litros de agua (hervida y enfriada) o agua embotellada.
  • 2kg. de miel de flores, o la que más os guste. En nuestro caso es miel de flores silvestres filtrada y sin procesar comprada a granel en un supermercado cooperativo cercano.
  • 750gr. de frambuesas rojas.
  • Zumo de un limón
  • Zumo de una naranja
  • 3 cucharadas de té negro fuerte, o uno o dos sobres.
  • Levadura Mangrove Jack’s CY17. También puedes pasarte por el articulo donde hablamos sobre las mejores levaduras para hacer hidromiel.

Elaboración de la melomiel de frambuesa roja

El día de antes de hacer la elaboración metimos las frambuesas en el congelador para ayudar a romper las paredes celulares. Al día siguiente las trituramos a mano (en bolsas de plástico) mientras se descongelaban.

El zumo de limón y de naranja se emplean para aportar algo de acido al mosto, y el té se usa para aportar taninos.

Empezaremos la elaboración hirviendo la miel en un poco de agua durante 30 minutos, quitando la espuma, la cera, las partes de las abejas, etc. que suben a la superficie.

Después de esos 30 minutos retiramos del fuego y añadimos las frambuesas, el té, los zumos. Dejar reposar, tapado, durante unos minutos para que el calor higienice la fruta.

Pasados unos 10 o 15 minutos enfriamos a temperatura ambiente en un baño de agua helada. Una vez enfriado lo ponemos en el fermentador primario y añadir agua para que el volumen del mosto alcance el nivel adecuado.

Una vez haya reposado el mosto añadiremos la levadura y dejaremos que la levadura haga su trabajo en un sitio oscuro y a una temperatura de entre 22ºC y 26ºC (la recomendada por el fabricante de la levadura). Si usáis otra levadura distinta a la que usamos en esta receta, deberéis informaros a que temperatura ‘trabaja’ esa levadura (normalmente en el sobre viene especificada).

Fermentación y embotellado del hidromiel

Traspasamos el mosto a otro fermentador cuando la pulpa de las frambuesas rojas se asentaron. En nuestro caso fue a las tres semanas.

Nosotros volvimos a traspasar el mosto cada 2 meses desde el día de la elaboración, es decir, en el segundo, en el cuarto y en el sexto mes. No tenemos en cuenta el traspaso de quitar las pulpas.

A partir del sexto mes ya se puede embotellar, aunque es posible que el proceso de fermentación termine antes (ya sabéis, hay que estar atentos a la actividad que hay en el airlock). Nosotros decidimos esperar 2 meses adicionales para asegurarnos de que no seguiría fermentando en la botella, pero esto ya ha sido más una cuestión personal.

Un consejo aprendido de experiencias anteriores: Si utilizas una garrafa como fermentador primario, utiliza una con MUCHO espacio de cabeza extra, o utiliza un tubo de soplado ancho. Si no lo haces, la pulpa de frambuesa hará espuma y tapará la esclusa. Esto provocará un aumento de presión que puede hacer saltar el tapón de la garrafa y rociar las paredes con una sustancia pegajosa de frambuesa.